Cuando la novedad se convierte en cotidianidad

Hace un año por estas fechas estaba ansiosa por llegar a Kenia. Recuerdo claramente el asombro causado al acercarme a una cultura completamente nueva, la observas desde los ojos de un niño ante un mundo por descubrir. Un año más tarde me doy cuenta como muchas de esas sensaciones se han convertido en cotidianeidad y lo que me parecía nuevo y sorprendente, ahora es normal. Caigo en la cuenta de estos detalles cuando imagino ya la primera visita y rememoro las sensaciones vividas entonces.

DSCN1060

Esta señora vaca en el jardín de mi casa nos nutre de leche todas las mañanas

Sin embargo, a pesar de llevar dos meses, siempre hay algo, algún detalle nuevo por descubrir que te devuelve a la frescura de los primeros días y sobre todo, a reírte de ti misma cuando intentas adaptar tus costumbres a la vida keniana.

Vivir con una familia keniana te sumerge todavía más en las costumbres locales. El primer día que Carol (la dueña de la casa en la que vivo, con ella, sus hijos y Lisa, una estudiante alemana) me vio lavar mi ropa, llegó un momento en que se echó a reír y me preguntó qué estaba haciendo tanto rato. El ser humano aprendemos por imitación, así que intentas ser una “lavadora humana”: agua-jabón-aclarado-suavizante-aclarado final. Resultado: dos horas o más lavando ropa, las manos arrugadas como una pasa, y nunca te queda tan limpia como cuando la lava un lugareño: en diez minutos no queda ni una sola mancha. Y sobre todo, has utilizado mucha menos de la mitad del agua en un país en el que es un bien no alcance de todos. Conclusión, Lisa y una servidora ya hemos recibido una clase de lavado a mano. Eso sí, no importa el método, pero el agua nunca queda clara, por más aclarados que hagas.

Al comienzo te resistes en cierta forma a no tener una ducha con agua caliente cuando piensas que estarás así un largo tiempo. Pero te acostumbras, y como toda actividad cotidiana, la integras rápidamente. La integras tan rápidamente que no te sorprende cuando un colega de aquí te enseña una ducha y te dice que el grifo rojo cree que es de agua caliente y azul para la fría.

DSCN1069

Hace unos días nacieron estos cachorros en el jardín. Se han convertido en las mascotas de la casa

Después de adaptarte a no tener una ducha con agua caliente o lavar la ropa con las manos, cuando pides una plancha y te dan una de hierro que se calienta con brasas, te parece lo más normal del mundo. En Kenia, vaya por delante, existen las planchas eléctricas, las neveras, las lavadoras, y todo cuanto desees. Sin embargo, todos estos electrodomésticos funcionan con luz y por tanto, necesitan un tendido eléctrico en condiciones, cuestión que no existe en Kakamega. Todos los días, sobre todo en época de lluvias, la luz se va unas dos o tres horas diarias. Además, a esto hay que sumarle lo fundamental, el voltaje eléctrico de las casas y sobre todo, los sueldos. La luz no tiene un precio muy alto, pero los salarios son lo suficientemente bajos como para no poder costearse muchos aparatos eléctricos, así que el consumo se restringe a lo necesario, entre lo que no está el termo eléctrico que calienta el agua de la ducha.

Y como en todo entorno rural, la mayor parte de la población consume productos producidos por ellos mismos o por los animales. Por ello, en nuestro jardín tenemos vacas, gallinas, gatos y perros guardianes de la finca. Una de las cuestiones sobre España que más les sorprende a mis colegas es que la mayoría de la gente no tenga granjas como aquí y compre todos los productos en los supermecados. La siguiente pregunta es cuál es el principal sector de producción en España.

DSCN1073

Y mamá gallina también ha procreado…

En Kakamega comen productos locales, no hay variedad. Y no es porque no tengan, en los supermercados puedes adquirir todo tipo de alimentos, pero la población sólo consume los productos locales, por cultura y por precio. En algunos restaurantes kakameganos frecuentados por mzungus, en las cartas puedes encontrar una gran variedad de platos, pero lo habitual es que no los tengan. Tal es así, que tras varias semanas sin ir a Nairobi, cuando me vi en un centro comercial en el que había que escoger entre más de siete restaurantes, no sabía qué comer, sólo podía reírme del cierto estrés que me causó durante unos minutos tanta diversidad gastronómica.

En definitiva, tras dos meses aquí,  a pesar de estar acostumbrada a muchas de las rutinas y vida keniana, cada día descubro algún detalle que me sigue sorprendiendo. Creo -y así espero y deseo- que las sorpresas no terminen. Este país tiene mucho por descubrir y disfrutar.

Advertisements

5 thoughts on “Cuando la novedad se convierte en cotidianidad

  1. María Abad says:

    Veo que te adaptas bien y eso me encanta 🙂 Me parece muy acertado tu punto de vista… integrarse, acostumbrase, descubrir, sorprenderse…

    Te parecerá una tontería pero me he acordado de una lata de albóndigas precocinadas que me comí tras una caminata de 15 km por la nieve: me parecieron las mejores del mundo. Al volver, las compré de la misma marca para comerlas en casa y me supieron a comida de perro… ¡hasta el sabor depende de las circunstancias! 😛

    ¡Disfruta de esos momentos únicos! ¡¡Y sigue contándonoslo, que nos encanta!!

  2. Goros says:

    Te estás haciendo una superviviente. Todos los somos, pero en ecosistemas diferentes, eso es todo. Un abrazo desde Bilbao

  3. Elisa says:

    Fluye con Kenya….y te seguirá regalando sorpresas….Jo, qué envidia me das…..guarra!!!

  4. Isabel Moreno says:

    Espero que nos ilustres pronto con tu manual de lavado rápido a mano. Es de lo más divertido leerte, ultimamente.

  5. Nieves Canudo Azor says:

    Est es la direccin de mi sobrinita, si tienes un rato y ganas estos das le echas un vistazo

    Date: Mon, 8 Jul 2013 14:33:13 +0000 To: azorosca@hotmail.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s