El ansiado Mar de Jade

Turkana es uno de esos lugares por definición exóticos. Exótico por su inaccesibilidad, exótico por su pureza, exótico por su brutalidad, exótico por su autenticidad. Es uno de esos sitios que todo aquel que ha podido ir, te lo recomienda casi como un destino indispensable si quieres conocer en profundidad Kenia.

Turkana está situado al noroeste de Kenia. Además de ser el nombre de esta región, da nombre al lago que linda con Etiopía -conocido también como Mar de Jade por el color de su aguas verdes-  y a una de las tribus kenianas que habitan el lugar. Su inaccesibilidad se debe a las condiciones de las carreteras y a la seguridad de la zona. No existen vías por donde circular adecuadamente y las tribus que habitan la zona, turkanasamburu y pokot, entre otras, no tienen fama de afables que digamos. Además se han producido varios secuestros y robos en zona. En definitiva, no es un destino turístico. Aunque esta cuestión tiene una gran ventaja, y es que te adentras en un lugar auténtico, donde los poblados y sus habitantes son “reales”, no visten ni hacen espectáculos para los turistas. A veces te parece que estás viendo una Kenia no muy distante de la que debieron conocer los exploradores hace más de un siglo.

This slideshow requires JavaScript.


Sin embargo, iba a ser el mejor lugar del mundo para contemplar el eclipse lunar que se produjo el 3 de noviembre. Así que el acontecimiento atrajo tanto turismo (se calculaba que unos 6 millones) que el Gobierno blindó de seguridad de la zona y una servidora, como muchos otros residentes en Kenia y locales pensamos que era la mejor oportunidad de visitar Turkana. Así que me embarqué en primer viaje en camión (pincha este enlace para ver el recorrido).

Los viajes en camión son frecuentes en África por las distancias a recorrer. Pasas el día en un camión y vas parando para contemplar el paisaje con más detenimiento y dormir en tiendas de campaña. El viaje es cansado pero cuanto menos divertido por la cantidad de lugares que ves y porque al fin y al cabo, ir de camping siempre es una aventura, y en África más cuando tienes que montar la tienda sin luz o mojada porque el día anterior llovió y las lonas están llenas de barro.

This slideshow requires JavaScript.

Así que para hacer un recorrido que en un mapa Kenia no ocupa ni la décima parte, estuvimos ocho días, cada día durmiendo en un lugar diferente y pasando por infinidad de paisajes que jamás imaginé en una zona conocida como desértica. Y digo conocida como desértica porque no hubo un solo día que no viésemos el arcoíris. Vivimos prácticamente casi todas las condiciones atmosféricas que se pueden experimentar en país atravesado por el Ecuador, incluyendo una tormenta de arena en el desierto con la que voló todo el campamento. Fue el día del eclipse y según algún ranger que andaba por el campamento, fue debido a la luna, que agitó el lago.

Uno de los mejores regalos que me he llevado de esta experiencia ha sido descubrir con los compañeros de viaje kenianos su país. No se podían creer que fuese así, sus caras mostraban la misma sorpresa que el resto de integrantes del grupo. En un pequeño trozo de mapa atraviesas todo tipo de paisajes, desde el más puro desierto en el que te sientes perdida en mitad de la nada, hasta montañas y bosques frondosos nacidos en suelos de arena. Los colores de la tierra van cambiando conforme recorres kilómetros, atraviesas los tonos rojizos de samburu, recorres en camión la pura arena de playa en el desierto y montas campamentos en paisajes lunares debido al origen volcánico de Turkana.

This slideshow requires JavaScript.

Viendo los paisajes que protagonizan esta parte de Kenia, todavía me pregunto cómo puede haber personas que sobrevivan a esas condiciones. Los poblados de turkanos no sólo están en las orillas del lago, sino también en medio de vastas llanuras donde escasea incluso la vegetación y sus habitantes recorren kilómetros en busca de agua. Otros poblados lindan con el lago y la pesca que producen es su principal medio de vida y alimento. El Molo, una de las tribus más conocidas y visitadas se asienta en el sur del Mar de Jade. Es conocida porque sus miembros escasean, tan sólo queda esta pequeña aldea y debido a que está desapareciendo, sus habitantes se han empezado a mezclar con turkanas y samburu para sobrevivir. 

A pesar de las condiciones de vida,  Turkana es una zona rica en recursos naturales y culturales. Hace un tiempo se descubrió allí petróleo y hace escasos meses dos pozos de agua subterránea que podía abastecer al país durante más de 70 años. Además, las tierras que lindan con el lago son uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del planeta, Koobi Fora. El famoso “El niño”, procede de esta zona.

This slideshow requires JavaScript.

Ha sido uno de esos viajes que deseaba hacer desde que llegué y de los que me gustaría repetir más pausadamente, pero con la misma compañía. Quizás porque después de leer el último viaje de Javier Reverte a Kenia, me faltó tiempo para vivirlo, porque al fin y al cabo, el eclipse fue una excusa, el objetivo era Turkana.

 

Advertisements

2 thoughts on “El ansiado Mar de Jade

  1. Isabel Moreno says:

    Nos estás haciendo comprobar que Kenia es un pozo de sorpresas casi inagotable. Y que tu experiencia en este año es, cada vez, más envidiable.

  2. María Abad says:

    ¡Qué aventura! y ¡Qué paisajes! Increíbles las fotos.

    PD: Tu que te peleabas con todos los programas… ese manejo del Maps Engine… ¡Qué orgullosa estoy! 😛 jejeje

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s